"Atrápame si puedes", La historia del gran estafador
Frank Abagnale Jr., nació el 27 de abril de 1948 en Bronxville (Nueva York), cometió una increíble cantidad de estafas en su adolescencia, entre los 15 y 21 años. Fraude, falsificación, estafa, robo de identidad, y usurpación de puesto, son los cargos criminales que se le atribuyen, por millones de dólares.

Se convirtió en uno de los estafadores más buscados en Estados Unidos, perseguido por el FBI. Reconoció haber usado no menos de 8 identidades, y se hizo pasar por piloto de aerolínea, doctor, agente de la oficina de prisiones de Estados Unidos y abogado, consiguiendo trabajo a lo largo y a lo ancho del país del Norte y también en Europa, con sólo tener algunas nociones de qué hacer en esos empleos que tomaba ocasionalmente.

También escapó dos veces de la custodia del FBI: una de un avión a punto de despegar y otra de una penitenciaría federal, todo antes de cumplir 22 años.

Durante su época como piloto de PanAm, desde los 16 años hasta los 18, cuyo trabajo había conseguido gracias al uniforme que solicitó vía telefónica, alegando que era piloto y había perdido el suyo en algún hotel y una acreditación falsa hecha con calcomanías de juguetes de la empresa, descubrió que los pilotos podían emitir cheques que podían canjear en cualquier hotel o aeropuerto, cuestión que hizo.

Cuando fue descubierto por el FBI, llevaba la ventaja de tener 10 años menos que la persona que ellos buscaban, en tanto que su primer movimiento como estafador, ya había sido hacerse con una identificación falsa en la que tuviera 10 años más de la real. El trabajo que realizaba era el de copiloto y así, se dice que en 256 vuelos, logró hacer 1.000.000 de millas.

Para alejarse de la búsqueda del FBI dejó el trabajo y se mudó a Atlanta donde aseguró ser Médico Pediatra en la inscripción de su nueva residencia. Al poco tiempo se enteraría de que vivía cerca del Jefe de Residentes de Pediatría del hospital local, quien al saber que Frank Williams era Médico Pediatra fue enseguida tras su búsqueda con la intención de hacer migas y entablar conversaciones sobre Medicina. Abagnale en vista de la situación, decidió estudiar leyendo revistas médicas en la biblioteca de la Emory University para poder tener temas de conversación con su colega y vecino, el Dr. Gordon. El estudio le iba tan bien, que fue el Dr. Gordon quien se saturó de conversaciones médicas. En una época en la que el Dr. Gordon debió ser reemplazado en su trabajo, lo recomendó a él en el hospital a un cargo que aceptó porque se trataba de un puesto de funciones administrativas.



¿tu reaccion?

conversaciones de facebook