menu
Muchos piensan que la programación, o más bien los sistemas programables, son relativamente recientes y que nacieron junto con los primeros ordenadores pero no es así del todo.

En el año 1770, un relojero Suizo llamado Pierre Jaquet-Droz ya era conocido por su habilidad para crear autómatas complejos y además programables que fascinaban a los emperadores de Europa, China, India y Japón.

De entre ellos, probablemente los más famosos fueron la trilogía «Les Automates» presentados al público en 1774 por Pierre Jaquet-Droz, origen de la firma que hoy lleva su nombre.  Para su creación colaboraron con él, su hijo Henri-Louis y Jean-Frédéric Leschot.

«Les Automates» constaban de tres autómatas denominados l’Ecrivain, la Musicienne et le Dessinateur, es decir, el escritor, el músico y el dibujante. Esta trilogía, creada en los talleres de Jaquet-Droz ubicados en La Chaux-de-Fonds, fue una auténtica revolución mediática en la época. Les Automates viajaron a Francia en 1775 para ser presentados al Rey Luís XVI y a la Reina María Antonieta. Su viaje continuó por las principales cortes europeas, desde Londres hasta Rusia, pasando por Holanda y Flandes.



De las tres piezas que componen «Les Autómates» la más compleja es l’Ecrivain, (El escritor) un muñeco de 70 cm de altura, capaz de escribir con una pluma de oca sobre un escritorio de madera de caoba.

Este autómata es programable mecanicamente y capaz de escribir cualquier texto de 40 letras o signos en un espacio de tres líneas. Con la mano derecha moja la pluma en el tintero, acompañado de una gesticulación de su cabeza y sus ojos (movimientos propios de un ser humano), para acto seguido escribir el texto, letra a letra sobre un papel que se desplaza. Hoy en día, tal «robot» mecánico ya representaría un hito conceptual y de construcción, ahora imagina el impacto que produjo en el siglo XVIII.

El Escritor, además de escribir puede realizar cuatro dibujos distintos: un retrato de Luis XV, una pareja real (se cree que se trata de Luis XVI y M.ª Antonieta), un perro con la frase Mon toutou (‘mi perro’) escrita a un lado, y a Cupido subido a una carroza tirada por una mariposa; pasando por todos los pasos del dibujo académico: repaso de las líneas, sombreado y retoques finales

Trailer of the DVD "The Jaquet-Droz androids" (writer, draftsman, musician automatons)

Nadie cuenta históricamente con más legitimidad en mecanismos autómatas que la firma Jaquet Droz. Los mecanismos autómatas, auténticos ancestros de los robots actuales y que desde siempre han estado asociados a la relojería suiza. 

¿tu reaccion?

Conversación sobre el artículo