¿El ser humano es malo por las circunstancias de la vida o es malo por naturaleza?
Theodor Robert Cowell carismático, encantador, buen mozo, extraordinario comunicador y con una legión de seguidores, fue considerado el Rodolfo Valentino del crimen.
Nadie sabrá nunca a cuántas jovencitas liquidó, ni donde yacen sus despojos, pero Theodore -Ted- Robert Cowell Bundy fue enviado a la silla eléctrica solo por dos homicidios, y aún en la hora final -a los 43 años - alegó su inocencia víctima de un sistema maligno.

En el hombre hay mala levadura. Graduado en psicología, estudiante brillante, aplicado y con buenas notas en la Universidad de Washington y en la Universidad de Puget Sound (Tacoma) consiguiendo una licenciatura en psicología

Participaba en política local. Regularmente asistía a la iglesia. También quería ser abogado. Fue condecorado por la policía por salvar a un niño de ahogarse.

El nombre del niño de la fotografia era Theodore Robert Cowell. Vivió en el estado de Washington con su madre. Era bastante astuto. Iba a pescar con su abuelo en Vermont. Después de que su madre se volvió a casar, él cambió su nombre a Theodore Robert Bundy.

De adolescente, participaba en actividades normales de adolescentes. Era un niño explorador. Tenía un poco de temperamento y algunos dicen era un hombre encantador.

Pero también fue uno de los asesino seriales más famosos e infame del mundo. Regularmente mató a mujeres y tenía sexo con sus cuerpos varios meses después de sus muertes.

Después de más de una década negándolo, confesó treinta y seis homicidios a mujeres en EEUU que cometió en siete estados entre 1973 y 1978. El número real de víctimas es desconocido.

Entonces… ¿Qué le pasó? Según algunos psicólogos absolutamente nada. Ted nació de este modo. Julia, la tía de Bundy, recordó un incidente perturbador que tuvo con su joven sobrino. Después de recostarse para tomar una siesta, Julia se despertó rodeada de cuchillos de cocina de la familia Cowell. El pequeño Ted, de tan sólo tres años de edad, estaba al pie de la cama sonriéndole.

Antes del caso Bundy, la mayoría de los psicólogos creían que no había algo como un "verdadero psicópata" Ted Bundy los hizo reconsiderar.

Como resulta, a veces, de algún modo, por alguna razón, la gente solamente nace malvada.

¿tu reaccion?

conversaciones de facebook