* Los ángeles caídos de la biblia, una raza humanoide dolicocéfalo de aproximadamente 3.5 metros de alto y extremadamente hostil de procedencia desconocida, llegó a la tierra hace aproximadamente 45,000 años, tras la destrucción de su mundo.

Primero se habrían establecido en el Planeta Marte, ahí forjaron una gran civilización, después de una gran guerra atómica entre su raza (que destruyo Marte) algunos de estos seres lograron escapar con la poca tecnología que pudieron llevar consigo para llegar a colonizar la Luna que para entonces aun no era un satélite de la tierra.



Tras vivir en la Luna y edificar construcciones dieron el salto hacia la tierra, que ya tenia una civilización dirigida por JEHOVA, la raza de los reptiles que habían modificado geneticamente a un hominido de la tierra para fines de esclavitud.

El encuentro de estas dos razas alienigenas derivo en una gran guerra ganando la primera partida los Humanoides con tecnología avanzada y asi se mezclaron con la raza humana terrestre surgiendo los Gigantes HOMOCAPENSIS, los hijos de los ángeles caídos que se convertirían en el principal enemigo de JEHOVA para posteriormente destruirlos con el diluvio ya que era una gran amenaza para su creación debido a su enorme fuerza y su gran inteligencia.

Los preadamitas fueron los responsables de las grandes construcciones de las pirámides en marte, luna y la Tierra, cabe destacar que ellos atrajeron la Luna hacia la tierra para que se convirtiera en un satélite y poder dar lugar las estaciones del año y así sus híbridos pudieran vivir mejor gobernando este planeta ya sus habitantes.

Los grandes faraones egipcios como Ramses II eran híbridos de esta raza y así lo comprueban los restos arqueológicos de la estatua encontrados en el Cairo.»

 



Este relato que podría cuestionarse por la ausencia de fuentes y autores, es un tema que toma vigencia con recientes descubrimientos en la Antartida, y es una interrogante que responde afirmativamente el relato de Corey Gode referido a la raza pre-adamita:

(Entrevista a Corey Gode)

«Corey : (…) Ahora volvamos a nuestra escena donde ahora estoy en la nave CMI PES, escuchando lo que Sigmund me estaba diciendo.

Sigmund reveló que había estado estacionado en varias instalaciones militares clasificadas en la Antártica.

Había pasado tiempo en la misma zona donde el Anshar (grupo de la Tierra Interna) me había llevado en un vuelo de reconocimiento.

Afirmó que una serie de ciudades extremadamente antiguas habían sido descubiertas y se habían congelado rápidamente bajo la plataforma de hielo.

Confirmó que también había muchos animales y «Pre-Adamitas» preservados en el hielo.

Describió a los Pre-Adamitas como seres con cráneos alargados, con cuerpos extrañamente proporcionados que obviamente no estaban diseñados para la gravedad de la Tierra y la presión atmosférica.



Mucho antes de esto...

El preadanismo fue una opinión sostenida a mediados del siglo XVII por Isaac de La-Peyrère (1594-1676), calvinista y gentilhombre de la Casa de Luis II de Borbón, en un libro publicado en el año 1655.

La-Peyrère pretendía en este libro que Adán no fue el primer hombre, sino únicamente el tronco del pueblo hebreo, y que antes de Adán la Tierra ya estaba cubierta de poblaciones «preadamitas» y se fundamentaba en algunas expresiones del propio Génesis y en un pasaje del capítulo V de la Epístola a los romanos de San Pablo.

Posteriormente se retractó de ello convirtiéndose al catolicismo.

La Peyrère se desempeñó como secretario del Príncipe de Condé, bajo sus órdenes estuvo trabajando en una casa al Sur de Holanda, donde conoció a la recientemente abdicada reina Cristina de Suecia. Se dice que Cristina financió su publicación sobre la hipótesis Pre-Adámica

En su obra Prae-Adamitae, publicada en latín en 1655 y en inglés como Men Before Adam en 1656, La-Peyrère argumentó que las palabras de Pablo en el Capítulo 5, versos 12-14 de su Epístola a los romanos debe interpretarse de tal manera que si Adán pecó, en un sentido moralmente significativo, debía haber existido una ley, ya establecida antes de Adán, según la cual pecó. Si la ley fue quebrantada por Adán, tuvo que haber un mundo sin ley antes de que Adán pecara, y ese mundo era habitado por seres humanos.



Por lo tanto y según La Peyrère se presentaron dos creaciones de Dios: primero la creación de los gentiles y luego la de Adán, el cual fue padre de los judíos.

Para justificar la existencia de los pre-adamitasLa-Peyrère argumentó, que después del asesinato de Abel, que el Génesis narra, Caín tomó como esposa a una mujer que no era de la descendencia de Adán e inició la construcción de una ciudad. Esta teoría de los orígenes de la humanidad se convirtió en la base para algunas teorías del siglo XIX como el poligenismo y el racismo moderno.

En 1656 después de una gran indignación de la sociedad por la publicación de la obra, Prae-Adamitae fue quemada públicamente en París y La Peyrère estuvo encarcelado brevemente, pero fue puesto en libertad después de que, supuestamente, se retractó de sus opiniones.

En Europa, durante el siglo XIX, el concepto del Poligenismo y la hipótesis Pre-Adámica se volvieron atractivas para aquellos que estaban decididos a demostrar la inferioridad de los pueblos no Occidentales. En los EE.UU. la teoría Pre-Adámica estuvo en sintonía con estudiosos que se rehusaban a creer que las razas que no eran blancas fueran descendientes de Adán.

El médico Samuel Morton, por ejemplo, combinó la hipótesis Pre-Adámica con medidas craneales para construir una teoría de diferencia racial y así apoyar la idea de una esclavitud justificada.

La Biblia no indica en ningún pasaje que antes de Adán y Eva no existiera vida sobre el planeta tierra, y por lo tanto concluir contundentemente que no la hubo sería inválido e ilógico.

Sin ir más lejos los dinosaurios pertenecen a una era preadámica ocurrida millones de años antes de Adán y Eva, parece que Dios ha diseñado criaturas de otros tipos en otras eras, algunas llaman la atención como el tiburón prehistorico Helicoprion.

Este espécimen vivió hace unos 290 millones de años, pero también hay indicios de que ciertas civilizaciones preadámicas estuvieron practicando experimentación genética y creando seres sobre todo híbridos humano-animales; algo que no nos debe de extrañar puesto que nuestra civilización lleva pasos agigantados en conocimientos genéticos.

Con base en el texto bíblico y considerando la genealogía del ser humano desde Adán el primer ser humano en nuestra era, es razonable estimar que de Adán a nuestra época han transcurrido unos 6.000 años aproximadamente. Hubo 76 generaciones desde Adán hasta Jesús las cuales están registradas en Mateo 23:38 listándolas desde Jesús y regresando hacia Adán. La historia desde que Dios compone el mundo y desde Adán a nuestra época es apenas una mínima parte de la edad de historia de nuestro planeta y del universo. La edad adámica según deja entrever la Biblia, tendrá una duración de 7.000 años. Investigaciones más recientes sobre el ADN mitocondrial que apuntarían a re-calibrar el “reloj de ADN mitocondrial” indicarían que la “Eva mitocondrial” vivió hace apenas unos 6.000 años.



Muchas veces más de un estudioso bíblico o predicador cristiano con mucho entusiasmo y pasión por la Biblia pero con una gran ignorancia de evidencia física y científica, ha quedado en ridículo al defender una edad del planeta y del universo de 6.000 años ante la aplastante evidencia científica de un universo, de una tierra y de múltiples yacimientos de miles de millones de años. Pero no se debe esperar de la Biblia un libro de ciencias, aunque brinda datos interesantes para analizar.

Las principales enseñanzas en los primeros capítulos de Génesis son que Dios es el responsable y creador del universo, de los animales y del hombre. Tal vez haya ido creando diferentes universos y seres distintos en distintas etapas, tal vez fue un gran genetista de la era Adámica.

Sin más por el momento, te invito a formar parte del grupo de misterios en FB: Dando click aquí si es que quieres saber más al respecto de estos temas, guarda la página de  www.dimensionalterna.net 

Lo que yo aporto a quienes leen este blog es una interpretación de ciertas fuentes. Mi interpretación de dichas fuentes. Y puedo estar equivocado. Más aún, divulgo para aprender, y aprendo más cuando me equivoco y me corrigen.

¿tu reaccion?


Contenido relacionado

Conversación sobre el artículo