menu
*Bautizada como la mujer insumergible estaba a bordo del buque hospital HMHS Britannic cuando fue hundido por las minas alemanas durante la I Guerra Mundial

Existe una historia oculta tras el lujo y la magnificiencia de varios barcos, es la historia de Violeta Jessop, una mujer nacida en Argentina y, posteriormente educada en el Reino Unido, que sobrevivió a tres catástrofes de los tres barcos hermanos más grandes de la época.

Violet  Constance Jessop, hija de inmigrantes dublineses,  nació el 2 de octubre de 1887 cerca de Bahía Blanca, Buenos Aires, Argentina, y falleció el 5 de mayo de 1971 (83 años)  en Suffolk, Inglaterra.



A los 21 años, Violeta Jessop, buscó trabajo para ayudar a su familia y lo encontró como camarera en la compañía naviera Royal Mail Line. 

Le resultaría muy difícil conseguir el trabajo ya que, a sus 21 años, era una mujer madura para casarse y para la vida social; pero no para trabajar en un barco. Incluso, en una entrevista de trabajo le dijeron que debido a su juventud, belleza y elegancia natural, podría causar problemas con la tripulación o los pasajeros. Después de intentarlo varias veces, decidió ir a la entrevista con un atuendo más desinteresado, sin maquillaje y sin arreglarse el pelo. Entonces fue contratada para servir a los pasajeros de tercera clase.

Con el paso de los años, Violeta buscó mejorías en sus condiciones laborales, las cuales encontró cuando consiguió ser contratada por la White Star Line, la compañía naviera propietaria del gran buque “insumergible”, el Titanic.

Por fin en 1910, comenzó a trabajar para la Whte Star Line, primero trabajó en el RMS Majestic y posteriormente, trasladada al RMS Olympic.

Violeta estaba a bordo del Olympic cuando colisionó en 1911 con un buque de guerra británico, HMS Hawke. Pero ambos navíos consiguieron llegar al muelle, aunque en condiciones lamentables.

Entonces, la White Star LIine comenzaba la selección del personal que realizaría el viaje inaugural del Titanic, para el cual requería trabajadores con alta experiencia en sus respectivos puestos, dado que el Titanic,, ya conocido por todos, como el barco más grande y lujoso jamás construido, no podía permitirse el menor descuido.

Por otro lado, los trabajadores de la White Star Line no querían dejar pasar la oportunidad que ofrecía a sus vidas trabajar en el majestuoso Titanic, era una experiencia única y deseada por todos, excepto por Violeta Jessop, que se sentía maravillosamente trabajando en el Olympic.

El RMS Olympic

Justo antes de zarpar el Titanic, Violeta fue solicitada para formar parte de la tripulación como camarera y Violeta, que prefería quedarse en el Olympic, fue aconsejada por familiares y amigos de que la oportunidad de trabajar en el Titanic era una experiencia inigualable, finalmente aceptó y ocupó uno de los 23 puestos de camareras del Titanic.

Horas antes del fatídico accidente durante la noche del 14 de abril de 1912, Violeta salió a cubierta para tomar el fresco antes de retirarse a su camarote. Junto a ella se encontraba su compañera de camarote y camarera Elizabeth Leather, que escuchaba con atención la oración de Violeta, la cual decía que la protegía tanto del fuego como del agua.



Justo antes de que Violeta pudiera conciliar el sueño, a las 2:18 de la madrugada, el casco del Titanic se partió cerca de su zona central. Y al momento les ordenaron que subieran a cubierta. Elizabeth Leather dormía tan profundamente cuando el barco colisionó que no se despertó al momento, pero subió a cubierta justo a tiempo para embarcar en el bote número 16 junto a Violeta. Las dos camareras pasaron largas horas a punto de la hipotermia, hasta que pudieron ser rescatadas por el RMS Carpathia.

Violeta regresó entonces a su casa como una de las 705 personas que lograron salvarse en el Titanic, logrando sobrevivir al segundo accidente.

El RMS Britannic

En 1914 comenzó la Primera Guerra Mundial y cuando el Britannic fue requisado para servir como buque hospital, Violeta se encontraba a bordo como enfermera de la Cruz Roja británica. Atravesaba el mar Egeo por el canal de Kea cuando colacionaron con una mina provocando una gran explosión. 55 minutos después y debido a los grandes daños en el lado de babor, el Britannic dirigiría su rumbo al fondo del mar.

A Violeta le recordó todo aquello a la trágica noche vivida en el Titanic, asegura que pudo salvarse por su voluminosa cabellera, ya que fue succionada por las hélices, se dio un gran golpe en la cabeza y fue otro naufrago quien la saco del agua tirando de su extenso pelo, para salvarla de su tercer y último accidente en al mar.

Debido a una insuficiencia cardíaca, Violeta Jessop, la insumergible y la gran superviviente del Titanic, fallecía en 1971 a sus 84 años.

¿tu reaccion?

Conversación sobre el artículo