Bosque de Aokigahara
Esta zona forestal japonesa posee el triste récord de ser el segundo lugar del mundo en el que se ha registrado un mayor número de suicidios, con casi 80 muertes desde 2002.

Cuerdas con lazos corredizos colgadas de los árboles, ropa y zapatos abandonados y mensajes de advertencia que tratan de disuadir a los posibles suicidas convierten en espeluznante este paraje ubicado junto a las faldas del monte Fuji.

Un número tan elevado de muertes ha llevado a los habitantes de la zona a creer que los espíritus de las víctimas están atrapados en el bosque y se niegan a dejar ir a nadie que entre en él. 

Aseguran que el hecho de que las brújulas no funcionen correctamente en el interior de este bosque es una prueba de la elevada presencia de entes paranormales, aunque los científicos opinan que se debe a los altos niveles de hierro magnético que posee este suelo volcánico.

¿tu reaccion?

conversaciones de facebook