Muerte prematura
En 1915, una mujer llegó tarde al funeral de su hermana. Cuando llegó, exigió que se levantara el ataúd de su hermana para poder verla por última vez. Al abrir el ataúd, su hermana, Essie Dunbar, se sentó y sonrió. Llegó a vivir otros 47 años.

¿tu reaccion?

conversaciones de facebook