La Tierra se mueve muy rápido, girando a una velocidad de unos 1.675 km/h, y orbita alrededor del Sol con una rapidez de alrededor de 107.000 km/h.

No sentimos nada de este movimiento porque estas velocidades son constantes, y de acuerdo a la primera Ley de Newton o ley de la inercia, un cuerpo conserva su estado mecánico de reposo o movimiento a velocidad constante. Sólo acelera o desacelera si la resultante de todas las fuerzas que sobre él actúan es distinta de cero. Cuando la resultante es igual a cero, el cuerpo se mantiene en reposo o en movimiento a velocidad constante.

Las velocidades giratoria y orbital de la Tierra permanecen prácticamente iguales, de manera que no sentimos ninguna aceleración. Solamente acelera un poco más su velocidad orbital cuando llega a su perihelio o punto orbital más cercano al Sol, a principios de enero; pero es una aceleración de valor imperceptible a escala humana. La gravedad del Sol causa esta leve aceleración, lo cual es explicado por la Segunda Ley de Kepler.

¿tu reaccion?

conversaciones de facebook