Un paisaje surrealista en uno de los oasis más antiguos del Sahara
El Guelta d'Archei es uno de los 'guelta' (bolsa de agua) más famosos del Sahara, situado en la meseta de Ennedi en el noreste de Chad. Es un lugar árido, alejado de los caminos conocidos; llegar a él por tierra requiere un vehículo 4 × 4 y por lo menos cuatro días de viaje desde N'Djamena, la capital de Chad, que de ninguna manera es un destino turístico. Luego sigue una caminata de unos 30 minutos por el desierto, para encontrar entonces un lugar que parece sacado de una película de aventuras.

Allí, todos los días se puede ver a cientos, a veces miles, de camellos bebiendo el agua negra de la guelta, mientras sus gruñidos y bramidos resuenan en las paredes del cañón.

La oscuridad del agua se debe al incesante suministro de excrementos descargados por los sedientos camellos, por lo que el agua, en su mayor parte se ha vuelto de color negro hace mucho tiempo. Pero además en la zona conviven otros animales. Un grupo de cocodrilos supervivientes (hoy en peligro de extinción) habitan en la Guelta d'Archei y representa una de las últimas colonias conocidas en el Sahara.

Los cocodrilos se alimentan de los peces que prosperan en las aguas ricas en algas de la guelta fertilizada con estiércol de camello. Con la excepción de los pastores de camellos, los humanos rara vez visitan este increíble lugar. El motivo es que Chad es uno de los países más desamparados y menos visitados del mundo además de que el oasis está situado en medio del Sahara, lo que dificulta mucho el acceso y permanencia en el lugar.

¿tu reaccion?

conversaciones de facebook