Única entre un millón, así podemos perfectamente definir esta fotografía del fotógrafo australiano Tim Samuel.

Se ignora cómo consiguió meterse dentro de la medusa, y el desenlace de la historia, aunque el pez parecía estar tranquilo y controlar sus movimientos.

Tim afirma que en los años que lleva trabajando como fotógrafo submarino, nunca había visto nada igual. Muy curiosa imagen, sin duda.

¿tu reaccion?

conversaciones de facebook