fbpx

El cerebro humano afectado por Internet

Una de las primeras cosas que hacemos al despertar cada día es pegarnos a una pantalla así sea de un televisor, un dispositivo móvil, computadora o tablet. En estos últimos años de tanto avance tecnológico, ¿crees que seguimos siendo los mismos humanos del siglo pasado o que estamos degradando irrreversiblemente?

La receta del cerebro se lee así: 78 % de agua, 15 % de grasa y el resto es proteína, hidrato de potasio y sal. No hay nada más complejo en el universo.

Antes de ir directamente al tema de cómo internet cambió nuestro cerebro, contaré cómo aprende el cerebro y cómo cambia, podemos decir que ha comenzado la moda para el estudio del cerebro y la conciencia, especialmente la conciencia, aunque es un territorio peligroso, porque nadie sabe lo que es.

Hay muchas películas sobre este tema. Por ejemplo, Trascendencia con el actor Johnny Deep, sobre cómo una persona que está muriendo se conecta a sí misma a la internet. El tema del cerebro se ha vuelto muy popular, la gente ha comenzado a darse cuenta de que el cerebro es una cosa misteriosa y grandiosa.

El cerebro y la individualidad son dos cosas diferentes. Es decir, no tenemos poder sobre el cerebro, este toma las desiciones por sí mismo (poniéndonos en situaciones delicadas). El cerebro mismo toma todas las desiciones, pero envía una señal a la persona que lo posee, para luego decirle, sí, en efecto esta fue tu decisión.

El cerebro consume 10 vatios de energía. El cerebro en uno de sus mejores momentos creativos consume al menos 30 vatios. Las supercomputadoras reales consumen la misma energía que se consume para electrificar una ciudad pequeña. De esto se deduce que el cerebro funciona de una manera completamente diferente a la computadora, esto nos hace pensar que si supiéramos cómo funciona, afectaría todas las áreas de nuestra vida; incluso la energía.

Podríamos usar menos energía

En el año 2017 todas las computadoras del mundo conectadas a Internet lograron emular el funcionamiento de un cerebro humano.

Nacimos con una poderosa computadora en la cabeza. Pero hay que instalar programas en él, algunos programas ya están allí preinstalados y otros deben ser descargados durante toda la vida hasta que uno muere. El principal trabajo del cerebro es aprender, no en un sentido estrecho y banal como saber quién es Oscar Wilde Vivaldi, sino en el sentido más amplio: absorber información todo el tiempo.

La mayoría de los procesos en nuestro cerebro se generan en paralelo mientras que las computadoras tienen módulos y funcionan en serie. Pareciera que la computadora hace muchos trabajos al mismo tiempo, pero no es así, simplemente salta rápidamente de una tarea a otra.

El internet está cambiando el proceso de la masa encefálica

Si estamos en internet todo el tiempo, se desarrolla lo que se consideraría como una enfermedad. Es decir, la adicción a la computadora. Esta es tratada por los mismos especialistas que tratan la adicción a las drogas, el alcoholismo. Y es una adicción real. Uno de los problemas derivados de la adicción al internet es la privación de las relaciones sociales o personales.

Estas personas no desarrollan lo que ahora se considera uno de los últimos y tan evasivos privilegios de una persona, en comparación con todos los demás vecinos del planeta. Es decir, la capacidad de construir un modelo de la psique de otra persona. Esta es la base de la comunicación, la base del aprendizaje, la base de la empatía, la bondad, entre otras. Y este es el escenario que aparece cuando a una persona se le enseña esto.

Aquellas personas que no tienen esta configuración son pacientes con esquizofrenia. La computadora es sumisa, (por ahora) puede ser apagada. Cuando una persona ya se aburrió de todo en internet, piensa que ya tiene hambre y sería bueno ir a comer una chuleta y apagar el dispositivo de internet. Luego, lo enciende, y allí viene todo de nuevo. Estas personas suelen perder sus habilidades sociales y no se enamoran porque ya no saben cómo hacerlo.

El almacenamiento de la información se está volviendo cada vez más complejo. Todas estas “nubes”, en las que cuelgan nuestros datos en bibliotecas de vídeo, películas y museos crecen a cada segundo. Nadie sabe qué hacer con esto, porque esta información no puede ser procesada. La cantidad de artículos relacionados con el cerebro, más de 10 millones, simplemente no se pueden leer.

Estamos situados en un mundo que no solo es enteramente de información, es un mundo digital y líquido. Líquido porque una persona puede ser representada en 10 caras, 10 apodos, y no sabemos dónde está. podría estar en el Himalaya, podría tal vez estar sentado en algún café de la zona centro de México o en una habitación contigua… o tal vez no está sentado en ninguna parte y esto es una simulación.

Nos encontramos en un mundo que se ha convertido en un objeto incomprensible, no se sabe por quién está habitado. Solo que tal posibilidad requiere una selección muy cuidadosa de qué tomar y qué no. Aquí es donde surge la pregunta desagradable, pero importante, ¿cuánto nos cambian las tecnologías digitales?

Cualquier aprendizaje estimula nuestro cerebro, podemos aprender por ejemplo cosas sin sentido. Puedes estar aprendiendo todo el día, pero como ya lo dije antes… debes ser cuidadoso en qué aprender y que no, pues el aprendizaje es el alimento del software de nuestro Cerebro.

Hoy nosotros somos los que debemos modelar y optimizar nuestros circuitos neuronales, para sobrevivir con éxito a la adaptación más rápida e importante que ha experimentado el cerebro en miles de años de evolución.


Únete la tribu en Facebook para compartir y conocer temas similares: D'A
Busca en FB a: Dimensión Alterna únete y comparte tu opinión en la comunidad.
Recibe actualizaciones inmediatas: Suscribir al grupo de whatsapp

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

oscarhttps://oscarsaid.com
Formador de historias verídicas y mitológicas en la configuración de D'A (Dimensión Alterna) puede seguirme en la red social o en el grupo de FB: Dimensión Alterna

Artículos relacionados

artículos populares

Una enfermera recibió la vacuna contra el coronavirus y murió a los dos días

Sonia Azevedo, una enfermera portuguesa, murió de muerte súbita dos días después de ponerse la vacuna contra el coronavirus de Pfizer. Natural de Maia, llevaba 10 años trabajando en...

¿Qué Ocurre cuando un Reo pasa por la Silla Eléctrica?

Aunque la silla eléctrica ya no es un sistema de ejecución utilizado de un modo generalizado, se sigue aplicando en algunos casos. Actualmente en...

CUANDO DUERMES….

¿Sabías que cuando duermes colocas tus manos en las partes del cuerpo que requieren sanación? Arriba de tu cabeza: buscas mayor conexión espiritual.En el pecho:...