Si no puedes ocultar la evidencia